La realidad de la basura electrónica en Chile y algunas iniciativas que buscan contrarrestar esta problemática

La basura electrónica es una preocupante problemática que afecta a gran parte de las naciones del mundo, especialmente si consideramos que el aumento en el poder adquisitivo de las personas y el menor costo de los dispositivos repercute en una mayor producción de este tipo de desechos.

 

Según una proyección de Naciones Unidas presentada en el informe Perspectiva de la Gestión de Residuos en América Latina y el Caribe, en el año 2018 Chile producirá sobre once kilos de basura electrónica por habitante, transformándonos en el principal generador per cápita de estos residuos a nivel regional, superando a países como Brasil y México.

 

Estas cifras alarmantes están lejos de mejorar si consideramos que un 80% de los chilenos reconoce no reciclar su basura de manera habitual, argumentando que no posee la costumbre o no conocen lugares cercanos para ejecutar este tipo de acciones. 

 

 

La ley chilena busca generar cambios al respecto, ya que la nueva legislación aprobada en 2016 busca que el fabricante o importador tenga la obligación de organizar y financiar la recolección y valorización de tales productos una vez que cese su vida útil

 

A nivel latinoamericano, la tasa de reciclaje en promedio apenas llega a 10% y el resto de la basura no recibe tratamiento alguno. Tratamiento que es insuficiente si se considera que menos del 50% de los desechos corresponden a basura orgánica que podría reciclarse a través de compostaje u otras alternativas, según reporta El Mercurio.

 

Es por esta razón que han parecido diversas iniciativas que buscan contrarrestar los nocivos efectos que tienen estos desechos en el medio ambiente. Una de ellas es la Red Nacional de Puntos Limpios de Sodimac aparecida en 2010 y que cuenta con 17 puntos de reciclaje distribuidos en Santiago y regiones en el que se reciben doce tipo de materiales reciclables con destino garantizado de recuperación, incluyendo plásticos PET/PETE, polietileno, polipropileno, poliestireno; vidrio, aluminio, chatarra y latas de conserva; tetra, cartones, papeles, diarios y revistas, entre otros. 

 

 

Sodimac además realizó una asociación con WOM para incorporar a la red nacional de Puntos Limpios el espacio  de reciclaje electrónico, dando la oportunidad a más personas el poder reciclar celulares, tablets y cables en desuso, los que contienen diversos componentes que se pueden extraer y reutilizar, pero que de no hacerlo pueden resultar nocivos para el medio ambiente.

 

Finalmente, es relevante indicar que el Global e-waste Monitor reportó que el mundo produce residuos electrónicos equivalentes a 4.500 Torres Eiffel cada año. 

 

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará.