La historia de la multifacética Pri Bruna: De precursora del Stand Up a rostro de la aceptación personal y el empoderamiento

Priscilla Bruna es una mujer emprendedora multifacética que lleva más de 12 años dedicada a la escena del Stand Up Comedy en Chile y también entrega diversas herramientas a sus alumnos a través del coaching.

 

Por causa de su trabajo vinculado a un mensaje en torno a la aceptación personal, ha tenido la posibilidad de conducir programas de radio y próximamente será parte de una campaña publicitaria que la tiene como una de sus rostros. Es por ello que en “Mujeres Emprendedoras” quisimos conocer más de su historia.

 

Su relación con el mundo de la comedia se inició en el año 2007, cuando convence a un amigo para que le preste un espacio para llevar a cabo su espectáculo. Pese a la desconfianza y reticencia de él, el bar se llenó “con la presencia de 120 personas y una hora y media de show. Por suerte yo no sabía que estaba haciendo esa noche, ya que de ahí me salieron un par de eventos privados (para empresas y cumpleaños), luego de eso, nunca más deje de hacerlo, hasta hoy. Ha sido un lindo camino”, señala sobre su carrera en el mundo del Stand Up, explicitando que busca con ello, algo “simple, pero tremendamente pretencioso: Solo buscó hacer reír”.

 

 

Al ser consultada sobre las dificultades que enfrentan las emprendedoras en nuestro país, reconoce que “hay un constante desafío adicional en todo, porque todo el tiempo tenemos que estar revalidando nuestras capacidades. ‘Demostrando’ que el hecho de ser madres no merma nuestro rol como trabajadoras independientes”.

 

“Lo que más me frustra, por lejos, es esta costumbre de la sociedad de pensar que porque eres ‘una mujer empoderada’ tienes que ‘aguantar callada’ los abusos, sobretodo el maltrato. De verdad, creo que para mi ha sido lo más duro, verme en varías oportunidades diciendo ‘loco, el hecho de que yo sea empoderada y no te sea fácil intentar pasarme a llevar, no quiere decir que lo aguanto todo’. Confunden el empoderamiento (que no es más que el simple hecho de tener claro qué es lo que queremos y con qué consecuencias estamos dispuestas a lidiar) con que somos inquebrantables”, agrega al respecto.

 

Asimismo, explicita que las adversidades en cualquier tipo de proyecto son comunes, por lo que cree que lo mejor es tomarlas como un aprendizaje, “porque también creo, que la vida nos enseña por las buenas y cuando una no aprende, pues queda la escoba y estamos obligadas a aprender por las malas. Quizás suene rudo, pero creo que simplemente es, ni bueno ni malo. Solo es”.

 

 

¿Algún consejo que quieras entregarle a una mujer que quiera iniciar un emprendimiento? “Que se aferren a su talento, que descubran de qué forma lo están desarrollando, porque desde ahí nace la pasión necesaria para poder con todo. No conozco a nadie que odie su talento, quizás ese es el mensaje. Desarrolla tu talento y entrégalo a otros, el dinero es una consecuencia, no la meta”, dice sobre el móvil que debiera tener cualquier emprendedora.

 

Además, Priscilla será parte de una campaña que se estrenará próximamente llamada “el brillo que mereces” de Ilicit, del cual se muestra contenta de ser parte, porque desde su visión “es un hermoso mensaje, porque todas merecemos reconciliarnos con nuestra imagen, brillar al máximo, porque nos merecemos todo, merecemos todo lo mejor”.

 

 

¿Cuál fue tu motivación para participar? “Hago clases particulares de la ‘metodología Pri Bruna, no es tu producto, no es tu servicio, eres tú. Aprender a venderse’. En donde le enseño a las personas el valor de venderse. Entonces llega febrero de 2018 y no tenía ningún logro para demostrarle a mis alumnos (lo que sí había pasado los años anteriores). Porque convénganos que el trabajo de una persona debe hablar más que su boca, es por ello que postulé para ganar y resulta que al ver las bases me di cuenta de que el proyecto tenía todo que ver con mi discurso y me enamoré. Postulé desde el absoluto amor y ya vemos los resultados, fueron más de 15.000 postulantes, quedamos tres”, recalca sobre la propuesta.

 

Finalmente, se refirió a lo que espera concretar en el futuro: “Transformación y derribar paradigmas. Nadie qué haya hecho historia hizo lo mismo que el resto, los protagonistas siempre han sido rupturistas y esa es la meta. Para que cuando yo ya no esté en este mundo, la historia sea la que le hablé de mí a mi hija y por fin, todo este enorme sacrificio, valga la pena para ella. Hay muchos mitos que derribar y teorías que desafiar, ¡A por ellas!”, concluye sobre las razones que la motivan para seguir adelante con sus proyectos.

 

 

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará.