Aprenda el milenario arte textil con Escuela de Telar Awakuy

Proveniente de una familia de artistas textiles, Camila Neira Illanes desarrolló el amor por esta expresión artística gracias a su madre y abuela, quienes por años han trabajado las fibras, lanas y tejidos, pasión que incluso la llevó a tomar la decisión de no ejercer su profesión de Ingeniera Civil y luchar por realizar su sueño de vivir del textil.

“Mi gusto por el arte y textil viene de mi mamá que es artista textil, y mi abuela también se dedicó antes a las fibras, lanas y tejido. Yo estudié Ingeniería Civil y al poco tiempo de titularme, incluso antes, me di cuenta que no iba a poder dedicarme a la vida de oficina, eso no era yo, así que hice un certificado académico en Artes en la UC y me lancé a realizar mi sueño de vivir del textil, de crear, pero principalmente enseñar y compartir el gusto y la satisfacción de lo hecho a mano”, señala Camila Neira.

Es así como en 2017 y con 25 años decidió emprender con la Escuela de Telar Awakuy, “que se dedica a la difusión y enseñanza del arte milenario del telar de peine. Su nombre significa precisamente tejer a telar en quechua, y dictamos talleres y cursos en distintas ciudades dentro y fuera de Chile. El telar es para todos, todos pueden aprender y no necesitan ningún talento o conocimiento especial para hacerlo, por eso en Awakuy buscamos que tejer sea una experiencia, un regalo para uno mismo. El espacio, lugar y tiempo para hacer algo que te gusta, para olvidarte por un momento de las obligaciones, rutina y responsabilidades. Y crear, relajarte, conocer y compartir en torno al diseño textil”, agrega la directora de la entidad y profesora de telar y textil.

En un principio no fue fácil, ya que debió enfrentar diversos problemas burocráticos y obstáculos antes de constituirse, “pero lo más fuerte fue superar la frustración inicial de darme cuenta que el amor por lo que uno hace y las buenas ideas y propuestas no son suficientes para que el negocio salga adelante, ya que se necesitan papeles, finanzas, contabilidad, ayuda de muchos, financiamiento y mucha perseverancia para que esa idea llegue finalmente al cliente”.

Sin embargo, el esfuerzo y sacrifico trajo dividendos y la actualidad “tenemos nuestro taller en Santiago donde atendemos mensualmente alrededor de 50 alumnas en clases regulares, y también tenemos agenda para talleres intensivos en Viña del Mar, Mendoza, Temuco, Talca, Los Andes, Rosario, Rancagua, Chiloé y Chillán para los próximos meses. Además, vendemos los telares y todas las herramientas, accesorios e insumos para trabajar en el. Espero podamos seguir creciendo, aumentar nuestra capacidad de alumnas en el taller y llegar a nuevas ciudades dentro del 2019”, destaca.

Finalmente, y respecto a su experiencia con Mujeres Emprendedoras, señala que “me acabo de incorporar hace un mes y me gustó mucho la recepción y cercanía que recibí al momento de buscar ayuda y apoyo, por lo que espero aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen, conocer otras mujeres emprendedoras y poder apoyarnos mutuamente para hacer crecer nuestros proyectos y empresas”.

 

Para más información puede visitar www.awakuy.cl o www.facebook.com/awakuy.telares 

 

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará.