Con robots buscarán enseñar a niños chilenos competencias blandas y socio-emocionales

Bajo el nombre de Sima Robot For School, se lanzó de manera oficial en el Centro Nace de BCI el primer robot social educativo de Latinoamérica, el cual es creado y desarrollado en Chile. Ideado por una pareja de emprendedores chileno-venezolanos, SIMA Robot se tomó tres años en poder terminar un producto acabado y probado para mejorar la calidad de la formación de los niños en edad preescolar y escolar.

El robot, de unos 24 centímetros de altura y unos 450 gramos de peso, compuesto por un cuerpo robótico y un smartphone, potenciado con Inteligencia Artificial y una plataforma de contenidos, es capaz de reconocer la voz de las personas; entendiendo lenguaje contextual; realiza análisis de patrones visuales; ocho grados de libertad de movilidad; es absolutamente personalizable para poder cargar los contenidos que entrega a su usuario.

Inicialmente los creadores de SIMA, Virginia Días (36) y Felipe Araya (35) -matrimonio chileno-venezolano- idearon este droide para acercar a su hijo con la tecnología y capturar su atención para que aprendiera nuevos contenidos de uso diario. Hoy, tras las primeras versiones, se acercaron a diferentes establecimientos con 1.500 horas de “pruebas” y 3 años después, el producto ya está listo para llegar a las aulas.

“Nuestra intención es que SIMA sea un compañero de juegos y aprendizaje. Por eso hemos desarrollado diferentes contenidos junto con planificaciones alineadas al currículum de educación del MINEDUC, y además buscamos entregar competencias del Siglo XXI, como es el pensamiento computacional y la generación temprana de habilidades socio-emocionales”, explica Virginia, directora implementación educativa de Sima Robot, quien también es pedagoga de profesión.

En tanto, Felipe Araya, acota que “nuestra tecnología es relevante (no en un entorno local Latinoamericano), sino que global, ya que SIMA está formateado para adentrarse en el mundo STEAM SEL, acrónimo en inglés para la entrega de contenidos de ciencia (science), tecnología (technology), ingeniería (engineering), artes (arts) y matemáticas (mathematics); junto con un aprendizaje (learning) social y emocional”.

¿Cómo funciona en colegios?

De acuerdo a sus creadores, la gracia de #SimaForSchool es que no sólo se accede a las unidades de los droides, sino que se tiene acceso a una plataforma de gestión de contenidos, 100% personalizable, que permite incorporar al robot objetivos de aprendizaje alineados con el Curriculum Nacional, aparte poder descargar los contenidos y lecciones de clases, para poder revisarlos “on-demand”.

Estos robots educacionales además consideran la entrega a sus usuarios de la Sima App, que integra el cuerpo robótico con el smartphone, el Sima Code -basado en programación en bloques, para acercar de forma simple la codificación a los niños- y el Sima Knowledge, plataforma web donde los profesores pueden editar o crear contenidos para brindar a los niños experiencias más significativas, orientadas en menores de pre kinder a tercero básico.

En este espectro, #SimaForSchool ya ha sido testeado por más de 1.500 horas y sobre 500 niños en diferentes establecimientos de la Región Metropolitana -además de un piloto muy acotado, en actual desarrollo en un colegio básico en el Estado de California, en Estados Unidos.

Emprender con tecnología en Chile

Respecto a los desafíos que significa ser mujer y emprender en el área tecnológica en Chile o Latinoamérica, Virginia comenta que “es muy complicado ya que requiere mucho desarrollo de hardware Y no estamos en China, entonces la industria es lenta para poder desarrollar ciertas piezas plásticas y electrónicas, además de los softwares. Sin embargo, y como fue en nuestro caso, cuando el proyecto te gusta, te motiva e inspira, creo que nada debería detenerte. En nuestro caso hubiera sido muy complejo si nos habríamos detenido a pensar en las dificultades que se nos iban a presentar en el camino, que han sido retos muy grandes, no hubiésemos partido con esto”.

En el mismo sentido, Virginia resalta que “en un principio sabíamos que íbamos entrar en el mundo de la innovación, pues estábamos desarrollando algo que no existe, y nos fuimos poniendo metas pequeñas, por lo que yo creo que ese fue el secreto, ya que cuando cumplíamos esa pequeña meta, y vimos que podíamos seguir, nos poníamos otra meta mayor. También ha requerido mucha capacidad de resiliencia y de sobreponerse a las adversidades, porque también ha habido momentos muy difíciles”.

“No hay que tenerles miedo a los retos ni a los desafíos, el que quiere llegar a ser grande tiene que pensar en grande, ponerse metas grandes, puede parecer difícil, yo también soy madre y entiendo lo que implica tener que vincular el mundo del trabajo con el mundo del hogar, por lo que también se debe concientizar a nuestras parejas y que entiendan que también podemos aportar. Lo que logramos hoy es posible solamente porque sabíamos que sin el apoyo del otro esto no habría sido posible, no lo habríamos podido lograr, por ese se debe buscar la complementariedad del trabajo y en el hogar, compartir los roles entre hombre y mujer”, finaliza Virginia.

Por su parte Johanna Reyes, directora de Mujeres Emprendedoras, destaca que “claramente el área tecnológica es un segmento con mayor presencia masculina, no se ven muchas mujeres en este ámbito. Generalmente para realizar emprendimientos tecnológicos se debe tener estudios y capacitación en el área, es difícil emprender en tecnología si no se tienen los conocimientos o experiencia en el área, no obstante, existen varias organizaciones que se preocupan y potencian este sector, es por eso que la mujeres siempre deben estar capacitándose y nunca ponerse límites, deben atreverse más, creerse el cuento y perderle el miedo al fracaso. Esta iniciativa es un gran ejemplo de que las mujeres podemos emprender en innovación, tecnología y en cualquier área”.

Para los colegios o establecimientos educativos que busquen conocer más del robot y sus prestaciones, pueden ingresar al sitio web de la iniciativa www.simarobot.com y solicitar una reunión.

 

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará.