Corporación Mujeres Emprendedoras y Asodame Barcelona acuerdan alianza de cooperación y colaboración

 

Durante su visita a Barcelona, España, en septiembre recién pasado, la Directora Ejecutiva de Corporación Mujeres Emprendedoras, Johanna Reyes, se reunió con la presidenta de Asodame Dones Emprendedores, Lola Sánchez, organización que por 25 años se ha dedicado a trabajar y fomentar el emprendimiento femenino en la comunidad autónoma de Cataluña, ocasión en que ambas directivas abordaron temas relacionados que afectan a mujeres en ambos países y acordaron una alianza de cooperación y colaboración permanente entre ambas entidades.

Al igual que la Corporación chilena, el objetivo de Asodame “es apoyar a mujeres emprendedoras para que puedan desarrollar sus negocios y salir adelante, establecer redes de contacto, hacer lobby, networking. En ese sentido, nosotras nos definimos como una asociación no partidista, por lo que no nos interesa la política ni la religión, somos muy abiertas a la diversidad, considerando además que en la actualidad Barcelona es una ciudad en la que habitan personas de distintos países del mundo, por lo cual las recibimos a todas con los brazos abiertos, en ese sentido no nos preocupamos de dónde viene la persona”, indica Lola Sánchez.

En el mismo sentido, la emprendedora española agrega que “en nuestra asociación tenemos 83 socias de diversos ámbitos, las últimas que se han incorporado provienen del mundo del diseño y de las comunicaciones, pero por lo general son todas pequeñas emprendedoras y empresarias, que están recién iniciándose generalmente. Existen otras asociaciones en la región, pero que se enfocan en emprendedoras y mujeres con mayores ingresos. Entre nuestras actividades, generalmente trabajamos con autoridades, porque es muy importante tener visibilidad, pero primero debemos cuidar a nuestra gente, por lo que realizamos diversos eventos en que nos enfocamos principalmente en nuestras socias”.

En cuanto a la modalidad de trabajo en Asodame, comenta que “hay un tema muy importante que a veces perdemos de vista, y es que en las universidades, escuelas o centros de formación no se forma emprendedores, pero también hay un segundo tema, y es que no todos son emprendedores. Yo me hice emprendedora por necesidad, ya que trabajaba en la mejor empresa de recursos humanos del mundo y se fue a cuerno, pero de todos modos siempre tuve la inquietud por emprender, pero hasta que no me llegó el momento nunca me lo planteé. En ese sentido, nosotras trabajamos con dos programas principales: uno que se enfoca principalmente en apoyo a las emprendedoras, el que está abierto a cualquier mujer que se plantee la posibilidad de emprender, en donde la primera entrevista sabemos sus necesidades, objetivos, analizamos qué es lo mejor para ellas y finalmente vemos si las podemos ayudar o no, en cuanto a sus expectativas”.

“Por otro lado, el segundo programa es de reinserción laboral porque hay personas que llegan a nosotras pero que efectivamente no tienen la mentalidad para ser emprendedoras, ni tampoco tienen plan de negocios, ni nada, entonces luego de diversos análisis los ayudamos a reinsertarse laboralmente, las asesoramos en diversas áreas y también los derivamos a nuestros contactos, para que puedan conseguir trabajo”, añade Lola.

Respecto a las principales realidades que deben enfrentar las mujeres de ambos países, la directiva destaca que “es la discriminación laboral y la brecha salarial, y esta última en España es una realidad que nos afecta muy duramente. Según las últimas cifras presentadas, los hombres ganan un 19% más que las mujeres en Cataluña, y estamos hablando de la ciudad y comunidad autónoma con menos brecha salarial. Ante tal realidad, hoy se está planteando por ley mejoras en ese sentido, como por ejemplo que en las empresas de más de 150 empleados se apunte a igualar los puestos directivos entre hombre y mujeres”.

Para Johanna Reyes, la cita fue de mucha relevancia, ya que “nos permitió acercarnos a la realidad que viven las mujeres emprendedoras en una ciudad del primer mundo como es Barcelona, y nos dimos cuenta que no se aleja mucho de la realidad que vivimos en nuestro país, como la discriminación laboral y la brecha salarial entre hombres y mujeres. Además, compartimos nuestras tareas, actividades, experiencias y realidades respecto al emprendimiento femenino en ambos países, los principales obstáculos, trabas y posibilidades de financiamiento, así como también las políticas públicas de cada país que apuntan a fomentar este segmento. Del mismo modo, acordamos alianza de cooperación y colaboración permanente entre ambas entidades que permita intercambiar información y conocimientos, como también apoyo técnico y asesorías a posibles socias nuestras que viajen a Barcelona”.

 

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará.